fbpx
Conectate con EL Nuevo Ambato

Policiales y Justicia

Capital: jubiladas estafadas con elaborados “cuentos del tío”

Publicado

En

estafa anciana

Dos jubiladas denunciaron haber sido víctimas de estafas mediante las cuales les sustrajeron dinero en efectivo. Una de ellas perdió el total de los haberes que acababa de cobrar en el banco, y la otra hizo un depósito de $7.000 luego de que una desconocida la convenciera por teléfono de que su nieta había sufrido un grave accidente automovilístico.

Por un lado, el pasado viernes a la mañana, una jubilada que acababa de percibir sus haberes denunció que una mujer le llamó la atención cuando caminaba por Esquiú y Rivadavia, retirándose del banco. La desconocida le señaló una cartera que supuestamente había encontrado en el piso, consultándole si le pertenecía. La
jubilada contestó negativamente, con lo que la estafadora prosiguió invitándola a abrir el bolso y ver si tenía dinero, para que, en ese caso, pudieran repartirse el “botín”.

La mujer de 62 años, pese a que el dinero en el interior de la cartera era mucho más que el que acababa de cobrar, dijo que no tenía interés y que hicieran entrega del bolso en la garita de policía ubicada en Esquiú y Sarmiento, pero al pasar al frente de una playa de estacionamiento, desde ese lugar salió otra persona de sexo femenino llorando y pidiendo ayuda, puesto que presuntamente acababan de secuestrar a su hija y los malhechores le pedían rescate.

Ante esta situación, y con la confusión del momento, ambas mujeres lograron llevarse la cartera de la jubilada, que contenía una suma que no superaba los $8.000.

Por otra parte, una mujer de 72 años denunció también haber sido víctima de estafa, pero en este caso vía telefónica, ya que recibió un llamado de quien se identificó como su nieta, persona que le manifestó que había sufrido un grave accidente automovilístico en la ruta Nº38, por lo que necesitaba de manera urgente la suma de $7.000 para que una grúa transportara el vehículo. Más tarde, la mujer se comunicó con su hijo para informarle sobre la situación, pero éste le aseguró que nada de lo que le dijeron por teléfono había sucedido.