fbpx
Conectate con EL Nuevo Ambato

Policiales y Justicia

Niegan probation a un acusado de violencia

Publicado

En

LA VÍCTIMA HABÍA SIDO SU PAREJA

Estaba imputado por lesiones graves y daños. Tras la negativa, deberá esperar hasta que se concrete el debate.

 

En el ámbito de la Cámara Penal de Tercera Nominación se desarrolló una audiencia de suspensión de juicio a prueba. Walter Darío Bazán llegó imputado por el delito de “lesiones graves agravadas por mediar una relación de pareja” y “daños”. Acompañado por su abogado defensor, Luis Armando Gandini, solicitó este beneficio pero no se hizo lugar a su planteo.

Fuentes consultadas indicaron que el Ministerio Público Fiscal estuvo representado por el fiscal Javier Herrera. El 21 de octubre de 2016 Bazán había agredido a su pareja y tal agresión le demandó 35 días de curaciones. También, en ese arranque de ira había roto un celular. Tras el rechazo al pedido, se fijará una nueva audiencia de debate.

Si bien la Mediación Judicial es una instancia para resolver conflictos, la violencia de género no es mediable. El acusado sí o sí debe ser sometido a proceso penal. En mayo pasado, la Corte de Justicia de Catamarca se expidió sobre un presunto caso de violencia de género y emitió una sentencia. Por unanimidad, los ministros del máximo tribunal catamarqueño dejaron asentado que la violencia de género es un agravante y, por lo tanto, se debe fallar en consecuencia.

Los ministros respondieron a la apelación presentada por Irma y Eleodora Ibáñez, dos mujeres que en octubre de 2016 fueron agredidas a machetazos por su sobrino Mario en Los Molles, departamento Santa Rosa. Por esta agresión, el joven se ganó el apodo de “Machetero de Los Molles”. En un primer momento fue imputado por “homicidio en grado de tentativa agravado por femicidio” pero luego quedó en “lesiones graves”, a secas, sin agravante. Para finales del año pasado estaba previsto el debate en la Cámara Penal de Primera Nominación. Se iba a realizar de manera unipersonal, presidido por el juez Carlos Roselló. Sin embargo, el joven Ibáñez ofreció $700 para acogerse al beneficio de la suspensión del juicio a prueba, más conocido como probation. El fiscal Jorge Silva Molina no se opuso y el juez concedió la probation.

No obstante, Irma y Eleodora no estuvieron de acuerdo y decidieron apelar. Por unanimidad, los ministros de la Corte de Justicia hicieron lugar al recurso de casación, revocaron la resolución impugnada y ordenaron la realizaron del debate en la misma Cámara Penal. Los ministros fundamentaron que “el tribunal –que concedió la probation- consideró que los hechos de la acusación no constituyen violencia de género, que la calificación legal del requerimiento de citación a juicio no tiene agravante, sin tener en cuenta que esa calificación puede surgir del debate y que, por ello, es necesario realizar el juicio, tal como lo exige el artículo 7 de la Convención citada”.

La elaboración del voto estuvo a cargo del presidente del supremo tribunal de justicia, Raúl Cippitelli, y adhirieron los ministros Miguel Figueroa Vicario, Vilma Molina, Amelia Sesto de Leiva y José Cáceres. “Se trata en el caso de la supuesta agresión moral y física a dos mujeres que valorada en una primera etapa de la investigación como ‘agravada por violencia de género’. Más adelante, aunque esa calificación legal fue mutada por la de lesiones leves, fue ratificada la procedencia del ‘agravante por violencia de género’”, remarcaron.

Otro antecedente
En agosto del año pasado, el juez Luis Mario Varela del Juzgado Correccional de Segunda Nominación había negado el beneficio de la probation a un hombre de 35 años que en diciembre de 2013, en el marco de una discusión con su pareja, se vio desbordado y la amenazó.

El magistrado consideró como improcedente este planteo y, de esta manera, no hizo lugar a lo peticionado.

“Esto es violencia de género. Consecuentemente no se puede prescindir del debate”, indicó en la sentencia. En el fallo también citó la responsabilidad del Estado en relación con la violencia de género por la adhesión a la Convención de Belem Do Pará.

 

Buscado por la Justicia

En otro orden, fuentes policiales informaron que el lunes a las 18.30 personal de la Comisaría de Santa Rosa, en esa localidad del departamento Valle Viejo, arrestó a un joven de apellido Palomero, de 18 años, sobre quien obraba un requerimiento judicial ordenado por el fiscal Mauricio Navarro Foressi. El joven estaba sospechado por el supuesto delito de violencia de género