fbpx
Conectate con EL Nuevo Ambato

Le Critique

Pecados de omisión

Publicado

En

“Está imputado en una causa que investiga la corrupción en la Obra Pública y él dirige la obra pública”, razonó el diputado provincial Rubén Manzi con lógica implacable, al opinar sobre la decisión del fiscal federal de imputar a Rubén Dusso en una causa por supuestas coimas.
El pequeño detalle que selectiva y convenientemente pasa por alto Manzi es que Rubén Dusso dirige la obra pública hoy, pero los hechos investigados se remontan más de una década atrás, más precisamente al año 2003, cuando Rubén Dusso no era funcionario ni ejercía cargo alguno.
Aunque la promocionada causa abunda en inconsistencias, comenzando por la participación de casi tres decenas de empresarios locales que jamás advirtieron ni denunciaron irregularidad alguna, lo que sobresale son las omisiones de la investigación.
Es tan frágil la teoría de la imputación a Dusso que toda la hipotética estructura de la corrupción, señalada a partir del imaginario relato de un único empresario, propone que se desarrollaba toda una gama de negociados a partir de la obra pública catamarqueña, insólitamente sin intervención de ninguna autoridad provincial.
Todo resulta de este modo “descubierto” por Jorge Marcolli, un exfuncionario del Frente Cívico y Social, que decide hablar doce años después de los hechos, cuidándose de no involucrar a ningún otro funcionario del gobierno del cual formó parte.
El Gobernador Eduardo Brizuela del Moral, el secretario de Vivienda Raúl Paroli, los funcionarios del IPV Pedro Molas y Eduardito Brizuela del Moral, funcionarios con varios familiares directos beneficiados con obra pública, brillan por su ausencia.
Este direccionamiento tan claro que se la da a la causa mediáticamente, deja muy claro que lejos de investigar se está dibujando una fábula con el único propósito de atacar a una figura política.
Esto ocurre porque la gestión de Dusso es sencillamente brillante (récord de escuelas, caminos y viviendas construidas), y porque la única manera de intentar ensuciarlo es endilgarle responsabilidades que una década atrás no tenía. Sería excelente que la Justicia avance, y así identifique a los verdaderos responsables, entre los cuales emergerá el nombre del hoy denunciante y por entonces funcionario Marcolli.

Seguir leyendo
Click para comentar

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *