fbpx
Conectate con EL Nuevo Ambato

Destacado

Tragedia de El Rodeo: pedido de justicia y el recuerdo de las víctimas

Publicado

En

tragedia del el rodeo

Al cumplirse ayer cinco años de la denominada “Tragedia de El Rodeo”, el alud que dejó como saldo la muerte de 12 personas; Agustín Sal, padre de Carolina, la joven de la que hasta la actualidad se desconoce el paradero, realizó un duro descargo en la red social Facebook. “Tanto el Gobierno como la Justicia catamarqueña se empeñan en llevarnos al olvido y no hacer nada”, aseguró.

En la página Justicia para El Rodeo, Sal recordó la trágica noche y a su familia y reiteró el pedido de justicia “para que se hagan cargo del daño que causaron y así evitar que sigan dañando”.
También sostuvo que “durante estos cinco años la Justicia ha demostrado no estar a la altura de su función” y enumera las pruebas presentadas y las irregularidades cometidas durante el proceso de investigación y asegura que “son CINCO años de ‘investigación’ y no se eleva la causa a juicio. Todo apunta a la prescripción de la causa”.

Gerónimo
Gerónimo Ahumada perdió a sus hijas Daiana y Agostina y a su esposa Romina Silva en la tragedia de El Rodeo (Ambato), que sucedió el 23 de enero del 2014. El martes, antes de cumplirse cinco años del suceso que se cobró la vida de 11 personas y la desaparición de una joven, Ahumada publicó un texto en su cuenta de Facebook sobre un juguete con el que solían jugar sus nenas.
Gerónimo contó que “hace cinco años que este juguete estaba guardado, por lo que se ha deteriorado y necesita restauración y pintura. Apenas unos días atrás reuní el valor para tenerlo en mis manos de nuevo” y “duelen los recuerdos que me evoca, por más felices que sean. Duele verlo inerte y sin vida, habiéndolo visto en movimiento y acompañado por las risas y la alegría de mis niñas disfrutándolo. Recuerdo que mis hijas, en vida, sobre todo mi pequeña y amada Agostina, de 5 añitos de edad, soltaba lo que estuviera haciendo para subirse y hamacarse unos minutos”.
La historia de Ahumada es especialmente emotiva porque fue el único que sobrevivió al trágico alud. De hecho, fue arrastrado por la corriente esa noche fatídica y logró llegar a la orilla del río. Un par de días después, relató todo lo sucedido y dio cuenta del verdadero calvario que se iniciaba con la pérdida de su mujer y de sus hijas. Una historia que tuvo profunda repercusión en Catamarca y en todo el país.

Seguir leyendo
Click para comentar

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *